28/10/09

Todos eran Reyes


En tiempos de Enrique III el Doliente, había llegado a tal pobreza la Casa Real que un día, en Burgos, al regresar de una partida de caza, se encontró el Rey con que el despensero de palacio no pudo prepararle cena por carecer de dineros.

Entre tanto, los magnates, dueños de cuantiosas rentas, celebraban un banquete opíparo. El Rey, disfrazado, tuvo ocasión de verlo por sus propios ojos.

Al día siguiente fingió hallarse enfermo. Asistieron los magnates a palacio, y cuando todos se hallaban reunidos en una habitación, entró el Rey con la espada desnuda, seguido de un pelotón de hombres de armas. Los nobles quedaron sobrecogidos.

Sentóse el Rey, y dirigiéndose al mas anciano le preguntó:
- ¿Cuántos Reyes habéis conocido en Castilla?.

El anciano meditó un momento y contestó:
- Señor, he conocido cinco.
- ¿Cómo es, -repuso el Rey- que vos, que sois un anciano solo habéis conocido cinco, y yo, que soy mas joven, he conocido a mas de veinte?.
- ¡¿Veinte, Señor?!.
- Sí; vosotros sois los verdaderos Reyes de Castilla, puesto que disfrutáis de las rentas y los derechos reales, mientras yo, despojado de mi patrimonio, carezco de lo necesario para mi sustento.

En este momento, entró el verdugo con el tajo y el hacha; los nobles se pusieron de rodillas pidiendo clemencia y el Rey los tuvo en prisión dos meses, hasta que le devolvieron todas las rentas que habían usurpado a la Corona.

Si es que, pueden pasar los siglos, pero la gente no cambia...hoy, el testigo de aquellos nobles, es recogido por nuestra clase política, que ya sea a nivel local, autonómico o estatal, piensa nada mas llegar al cargo, llenarse los bolsillos y enriquecerse a costa del pueblo...¿cómo? pues vía cohecho, tráfico de influencias, especulación...o simplemente metiendo la mano en la saca (hay algunos que ni se complican).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.