15/10/09

Infantería carlista (1872-1876)


En ella se observaban curiosos contrastes. Cuerpos perfectamente uniformados y equipados en términos de no tener que envidiar al mejor ejército de Europa; cuerpos con armamento heterogéneo, equipos de lance, uniformes de capricho o carencia de ellos. Batallones que revelaban un ejército regular y bien organizado; batallones que mas bien eran partidas. Citábanse, al comenzar la guerra, como modelos de batallones, los organizados y mandados por Radica y Calderón.

Aventurado sería fijar el número de plazas de cada batallón: los navarros, que han sido siempre los mas nutridos y completos, constaban por término medio de 900 plazas cada uno; los vizcaínos de 800; y los alaveses y guipuzcoanos de 600.

Primero en Orduña y luego en Tolosa, existió una academia de cadetes. Su uniforme variaba bastante según los batallones: los alaveses vestían ponche gris; los navarros, capote gris: todos, pantalón encarnado y boina de este color o azul, con su correspondiente chapa, que reemplazaba desde hacía tiempo a la clásica borla.

Cuando el general Moriones se encargó del mando en jefe de las fuerzas liberales del Norte (1873), los carlistas contaban, entre Navarra y las Vascongadas, Cataluña y el Centro, con un efectivo de 46.000 hombres, de los que solamente unos 17.000 pertenecientes a las fuerzas del Norte, figuraban como cuerpos regulares (8.000 con Dorregaray en Estella y alrededores, 5.000 con Velasco en Vizcaya, y 4.000 con Lizárraga en Guipuzcoa).

El titulado ejército carlista vasco-navarro, comprendidas todas las fuerzas irregulares, ascendía a unos 24.000 hombres, divididos en 37 batallones organizados. No todos eran navarros o vascongados: en Vizcaya existían 2 batallones castellanos.

El total de 46.000 hombres puede clasificarse como sigue:
- Principado de Cataluña: 12.000
- Vascongadas y Navarra: 24.000
- Extremadura: 400
- Ciudad Real: 350
- Maestrazgo: 3.000
- Valencia: 2.000
- Alicante: 850
- Diversas provincias (Huesca, Santander, Asturias, Burgos, Sevilla, Jaén, etc...): 4.000

Conviene decir, empero, que de estos 46.000 hombres solo debían considerarse como efectivos una tercera parte (por desgracia): principalmente porque fuera de la precitada tercera parte, los demás estaban dispersos y actuaban en partidas independientes.

Por Real Decreto de 30 de noviembre de 1874 el Estado carlista quedó dividido en 3 capitanías: la de las Vascongadas y Navarra, la de Castilla la Vieja, y la de Cataluña. Creose, aparte de toda capitanía, un ejército llamado del Centro, destinado a operar en el Maestrazgo, Bajo Aragón, Valencia, Murcia, Reynos de Andalucía y Castilla la Nueva. Don Carlos asumía el mano en jefe de todas las fuerzas y en particular del ejército del Norte.

El ejército comprendía 5 divisiones:

- Jefe del Estado Mayor: teniente general Mendiri.
- Tropas afectas al cuartel general: Un escuadrón de la Escolta Real; un escuadrón de Guías Reales al mando del brigadier Calderón; un batallón de Ingenieros al mando del coronel Echevarri.
- División de Navarra: mariscal de campo Pérula (12 batallones).
- División de Guipuzcoa: mariscal de campo Egaña (9 batallones).
- División de Vizcaya: mariscal de campo Berriz (10 batallones).
- División de Álava: brigadier Álvarez (6 batallones).
- División de Castilla: teniente general Mogrovejo (6 batallones).
- División mixta: 2 batallones cántabros, 1 asturiano, 1 de La Rioja y 6 de Aragón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.