14/10/09

Caballería carlista (1872-1876)


Fue siempre la caballería un tanto precaria. Pérula echó los primeros cimientos de su organización. La atrevida expedición que con una partida hizo el ex-escribano al comienzo de la guerra, por Castilla la Vieja, esquivando la vigilancia de la brigada de caballería que mandaba el brigadier Villapadierna, proporcionó nuevos caballos al entonces naciente ejército.

Al principio no servía mas que para ordenanzas y escoltas. La de Dorregaray portose bien en Eraul. Los 200 caballos que, a fines de 1874, poseía el ejército carlista del Norte, se multiplicaron hasta llegar en 1875 a 2.000 y pico, en cuya cifra iban comprendidos no solo los dos regimientos de Navarra y Vascongadas, y la escolta real, sino el regimiento de Castilla y los 2 escuadrones de Asturias, los 2 cántabros y las acémilas, trenes de artillería, ingenieros, administración, sanidad, etc.... En la caballería se echaba de menos la uniformidad y abundaban los caballos detestables (no importaba edad, casta y alzada del animal), aunque no faltaban los de porte imponente, generalmente caballos particulares de jefes y oficiales.

El Escuadrón Real, llegó a constar de 400 plazas; llevaban boina encarnada, con chapa de plata bruñida y una C y un 7 de oro fino, rematadas ambas figuras de una corona; dorman-spencer azul turquí con cordones negros; en el cuello dos anchos galones de plata; en las mangas un galón ancho de unos 5 cm., también de plata y con flores de lis bordadas; pantalón encarnado con doble franja azul y medias botas; espuelas vaqueras de ordenanza y sable de caballería ligera y revólver. Brida de cuero leonado; cubre capote, maletín y sudadero azul turquí, galonados de plata y con las cifras C7. Los oficiales colocaban los galones de su graduación por bajo del galón flordelisado. Los subtenientes de caballería eran cadetes en el escuadrón; los capitanes, tenientes; y así de los demás, y Don Carlos VII, coronel, cuyo uniforme ostentaba con mas frecuencia que el de capitán general. La caballería restante vestía dorman-spencer azul con brandeburgos o alamares negros, y como de reglamento, aunque pocos lo seguían, pantalón de badana. La boina, azul o encarnada según la provincia; por armamento, sable corvo, tercerola o lanza y algunos revólver.

El máximum de fuerzas fue el siguiente:
- Navarra: 685 caballos.
- Vizcaya: 111 caballos.
- Guipuzcoa: 121 caballos.
- Álava: 108 caballos.
- Castilla y Asturias: 947 caballos.
- Cuerpos diversos: 696 caballos.
- Principado de Cataluña: 1.385 caballos.
- Centro (Aragón, Valencia, Castilla la Nueva, Reynos de Andalucía, etc...): 1.530 caballos.

En total unos 5.583 caballos. Su comandante general era el mariscal de campo marqués de Valdespina: El Regimiento nº1 del Rey: 5 escuadrones; el nº2 Borbón, 5 escuadrones; el nº3 del Cid, 4 escuadrones; 1 escuadrón de La Rioja y 1 de Aragón (cada escuadrón tenía unos 120 caballos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.