5/10/09

El encuentro


Era soltera doña Isabel y eran muchos los príncipes que la pretendían; pero ella, preocupada de servir a Dios y a su tierra, eligió en su corazón al que mas convenía a aquellos supremos intereses: a don Fernando de Aragón, que luego recibiría el título de "el Católico".

Castilla y Aragón resumían en aquellos momentos la unidad hispana. Pero doña Isabel no conocía ni de vista a su pretendiente don Fernando, y era necesario procurar que se viesen, conociesen y tratasen. Celebrose pues una especie de fiesta a la que acudieron los futuros Reyes con otros muchos caballeros y damas.

Estaba sentada doña Isabel con varias de éstas, cuando un caballero castellano, llamado don Gutierre de Cárdenas, al ver entrar en la sala a don Fernando, le dijo a doña Isabel:
- ¡Esse es, esse es, esse!.

Y entonces se conocieron. Poco después se casaron, y recordando que se habían conocido merced a la frase de don Gutierre, esse es, esse es, esse, le concedieron a su escudo una orla formada por ocho eses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.