4/11/09

La muerte de la Vieja Europa


El Tribunal de Estrasburgo sostiene que el crucifijo en las aulas atenta contra la libertad religiosa. Ante la nueva ofensiva de los "arquitectos" (se me entiende...por ahí van las logias, digo, los tiros) de Europa, a sueldo también del Nuevo Orden Mundial, me he permitido la licencia de utilizar al caso, una parte de la Declamación de San Julián, arzobispo de Toledo (S. VII):

"Mírate con lágrimas en los ojos; mírate como estás afeada y descolorida, Vieja Europa, y avergüénzate de tus fornicaciones, que te redujeron a un estado tan infeliz. No sea que vuelvan a abrirse tus llagas, y se renueve la hinchazón de tu pecho. Logren mis amonestaciones el fruto que deseo de tu salud, pues no tuve otro fin en ellas, sino el renovarte la memoria de tu antigua soberbia, para que tú misma la aborrezcas. Si después de todo esto desprecias mis consejos, siguiendo los impulsos de tu malvada inclinación, te diré lo que dijo un hombre sabio hablando con la Muerte:

Jam sine lacrhymis cedis, nec
carmina sentis,
Sint tibi pro gladio quae tibi
verba loquor.
Ipse tibi damnet morsus et
tartara vincat,
Qui vicit mundum per
crucis exitium.

YA QUE NO LLORAS, NI TE RESIENTES,
SEAN ESPADAS PARA TI MIS PALABRAS.
TU REMORDIMIENTO MISMO TE CONDENE,
Y TE VENZA EN LOS INFIERNOS EN QUE VENCIÓ
EL MUNDO CON LA CRUZ."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.