24/11/09

Familia Vs. Revolución (IIª parte)


La revolución moderna no es hoy mas que una agresión política o social, y ha vuelto a convertirse en lo que fue su nacimiento hace casi 5 siglos (con la Reforma protestante), una agresión religiosa. La Revolución acata cualquier forma de gobierno, ya sea republicano, constitucional, monárquico ¿qué le importa? lo acepta todo, hasta el despotismo, especialmente el despotismo. Una sola cosa le repugna, el reinado de Jesucristo por la Iglesia y en la Iglesia; y así es como prosigue y ataca sin descanso, la acción de la Religión católica en la familia.

¿Qué es lo que mas interesa a la familia directamente? lo que la funda y constituye: el matrimonio. Si las costumbres relativas al matrimonio se corrompen, la familia se corrompe. He aquí por qué los ateos atacan el matrimonio y lo ponen en cisma, para que desaparezca la virtud, el orden, y en su lugar entren el vicio y la guerra.

Los hombres, como los pueblos, están atacados de no sé qué terrible necesidad de cambio y de inestabilidad; y esta perpetuidad y universalidad del desequilibrio viene a ser una perpertua y universal ruina de la sociedad.

La educación moderna, anula la acción de los padres sobre sus hijos, a la edad en que las impresiones son mas profundas, y en el periodo en que es mas decisiva la formación de la vida; es por tanto la educación hoy, fatal para la familia y la sociedad.

En nuestra época, hay dos grandes tendencias que aunque a primera vista parezcan contradictorias, son ambas enemigas declaradas de la familia: la una es el MARXISMO, la otra el EGOÍSMO LIBERAL: el egoísmo solitario y estéril es antisocial, y como tal es enemigo de la familia; es el monstruo destructor de la familia criado en el S. XVIII y creciente en el XIX: esto es, el marxismo y el egoísmo del dinero con su dios Deleite.

La disminución del espíritu familiar, es el progreso del marxismo y del liberalismo; a medida que éstos suben, aquélla desciende. El que ama la familia odia el marxismo; el que quiere el marxismo aborrece la familia; el marxismo es el anexionista de la familia: cuanto mas crezca, otro tanto baja la dignidad del hombre, la familia; y otro tanto sube la impiedad, el crimen, la corrupción, la barbarie, etc...revestidas hoy con el traje de la moda del "estado democrático y de derecho". Todo esto, en pos de una idea, la de dar libertad a los pueblos y hacer la felicidad de la Humanidad.

¡Vivan la falsa libertad, los adelantos del siglo, sus luces, su cultura, su progreso indefinido con su igualdad, legalidad de justicia, derecho y fraternidad de los seres del linaje humano!. ¿Dudáis sobre ello? en todas partes veréis lo mismo adonde quiera que alcance su maquiavelismo, ateísmo e hipocresía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.