25/9/09

En el Callao


Las sociedades secretas internacionales han procurado siempre con sus intrigas, desatar los lazos que unen a España con las repúblicas hispanoamericanas. Así ocurrió en 1866 entre la España y el Perú: el veneno masónico creó una enemistad artificial y momentánea que nunca debiera haberse producido.

Pero es lo cierto que en mayo de dicho año tuvo lugar el combate del Callao, en que dos grandes españoles se cubrieron de gloria: Sánchez Barcáiztegui y Méndez Núñez; el primero comandante del Almansa y el segundo brigadier de la Armada.

Frente a las aguas del fuerte del Callao, estaba nuestra escuadra con orden de combate; no lejos de ella estaba la de una gran potencia extranjera que se había propuesto impedir la acción de nuestros barcos, y así se lo dio a entender el comodoro de ella al bravo Méndez Núñez. Éste le respondió:
- Estoy dispuesto a cumplir mi deber sin que me lo impidan temores ni amenazas, que España quiere tener mejor honra sin barcos, que no barcos sin honra.

El combate fue durísimo, y de él resultó gravemente herido el almirante Méndez Núñez; pero se salvó el honor del pabellón español, y, después de la dura batalla naval, tuvo España barcos...y honra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.