30/9/09

El Rey y los cansinos nobles


Pedro IV, el del puñalet, está descontento y airado contra los nobles aragoneses por causa de la sucesión al trono. Los nobles le muestran el Privilegio General de la Unión y don Pedro les contesta que ya ha prescrito y que no sirve...res de res.

Los nobles traen y llevan al Rey, de Cataluña a Murviedro (la antigua Sagunto, en cristiano), de Murviedro a Valencia, de Valencia a Teruel...el Rey es un prisionero de sus propios súbditos.

Cada vez que don Pedro quiere levantar cabeza, las moscas cojoneras o nobles, le muestran el Privilegio, un pergamino que data de los tiempos de Alfonso III, llamado "el Liberal", y el Rey vuelve desesperado la cabeza como si viese el diablo.

Le piden castillos los nobles y don Pedro los da; le piden rehenes, y don Pedro da rehenes; le exigen que separe de su lado a sus amigos..., don Pedro vacila, pero los nobles le muestran el pergamino de los cojones, hablando en plata, y...¡qué remedio! tiene que alejar a los amigos.

Hasta que un día, don Pedro no pudo aguantar mas y se le hincharon las...narices. Reunió como pudo un ejército; los nobles reunieron otro; encontráronse en Epila y don Pedro los venció, derrotó, trituró y machacó (¿a que tras leer estas líneas uno se siente mejor?). Y tomando en la izquierda el viejo pergamino del Privilegio (de los coj...nobles), ante aquéllos que quedaron con vida tras la batalla, sacó el puñal y lo hizo trizas.

Por cierto que le arremetió con tal brío que se hirió la mano, por la que empezó a correr la sangre. Entonces dijo el Rey:
- Privilegio que tanta sangre ha costado, no se debe borrar sino derramando sangre.

Poco después murió satisfechísimo de su triunfo.

PD: El Antiguo Reino de Valencia, heredó su escudo heráldico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.