3/8/09

La nave encallada



Estaba El Gran Capitán inactivo en su retiro de Loja, cuando le visitó el conde de Ureña.

- Muy encallada está la nave -le dijo al saludarle.

A lo que don Gonzalo le contestó:

- Sabed, conde, que esta nave, cada vez mas firme y mas entera, solo aguarda a que la mar suba para navegar a toda vela.


Hubo un momento en que abrigó la esperanza de que subiera la marea: fue a continuación de la batalla de Rávena, en Italia. Pero las cosas se arreglaron de tal manera que se hizo innecesaria la expedición.


Entonces El Gran Capitán reunió a las tropas que había comprometido y les entregó todo lo que pudo reunir: 100.000 ducados en dinero y alhajas.


El Gran Capitán quedó reducido a "un Gonzalo Fernández", como él decía de sí mismo. Poco tiempo después murió en brazos de su esposa y de su hija Elvira.


Con motivo del fallecimiento, vistieron de luto el Rey y su Corte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.