30/4/09

Cómo domesticar y someter a un pueblo



Fuente: Prometeo (Hispanismo.org)

J. Radolub era un ruso radicado en la Argentina. Fue soldado zarista en la primera guerra mundial. Pobre de solemnidad, se ganaba el pan enseñando ruso a 2, a veces 3 alumnos. Dedicaba todo su tiempo a redactar humildes panfletos y folletos denunciando los poderes ocultos; textos tan lúcidos como el que se difunde a continuación como gratitud por su ejemplo. Nunca pidió ni esperó reconocimiento.

El escritor J. Radolub, sintetiza así la fórmula ínfalible de domesticar y someter a los pueblos. Cualquier parecido con la realidad.....

1) Deformar la mente a través de la enseñanza disolvente.

2) Quebrar la estructura jerárquica de la familia.

3) Degenerar las artes y envilecer la literatura.

4) Minar el respeto hacia las religiones tradicionales, provocar disidencias en el seno de sus jerarquías pastorales, trabar su accionar e influencia en el campo estatal o político.

5) Favorecer el lujo, las modas fantásticas, los gastos irrazonables y poco a poco excluir la posibilidad de gozar las alegrías sencillas.

6) Desviar la atención de las masas mediante diversiones estúpidas, espectáculos embrutecedores, etc. Distraer al pueblo con futilezas, para impedir el criterio sano, que lo conduzca a analizar problemas de real trascendencia.

7) Aturdir los espíritus mediante ruidos estridentes, debilitar el organismo favoreciendo sistemas de vida desnaturalizados.

8) Incitar al descontento, los odios y la envidia entre las distintas clases sociales, reemplazar a los dirigentes eficaces y favorecer el culto al becerro de oro.

9) Destruir los acuerdos entre obreros y patronos por medio de la explotación, las huelgas y el cierre patronal, impedir a toda costa el entendimiento entre el trabajo y el capital.

10) Corromper a las clases adineradas e incitar a la desesperación a los pobres contra las mismas.

11) Destruir las clases rurales, promoviendo una economía de ficciones monetaristas sin sustento en la riqueza real de las naciones.

12) Cultivar y difundir toda clase de utopías a fin de llevar a los pueblos a un laberinto de ideas y proyectos irrealizables.

13) Encarecer la vida aumentando salarios ilusorios mediante la desvalorización monetaria.

14) Provocar la desconfianza a nivel internacional, promover la formación de sectores antagónicos. Crear una dialéctica de falsas oposiciones entre partidos aparentemente rivales, pero umbilicalmente unidos por lazos ilegales inconfesables.

15) Impedir, si es necesario por la fuerza, la formación de Estados nacionales autárquicos.

16) Elevar a los poderes públicos a individuos comprometidos con sectas dominadas por la usura internacional.

17) Imponer como dogma intocable en la educación las ideologías universalistas sustentadas en principios materialistas y liberales.

18) Promover la agonía de los Estados nacionales, calumniándolos como expresión de egoísmo, discriminación o guerrerismo.

19) Pauperizar primero y principalmente a la clase media, por su natural independencia.

20) Crear polos de poder internacional aparentemente antagónicos y sugerir como única "salvación" ante las crisis bélicas la constitución del gobierno mundial, realizándose entonces la "profecía" de Enrique Heine: "Un pastor con un cayado de hierro conduciendo a un rebaño de ovejas esquiladas que balarán

Está claro, es lo de siempre, detrás está la mano negra de una real Masonería empeñada (y de hecho lo conseguirá) en implantar el satánico Nuevo Orden Mundial, eliminar cualquier resquicio o anhelo de independencia patria, destruir la Iglesia y la fe VERDADERA y lobotomizar las mentes de los hombres, para que todos a una lleguemos por fin a ver la "verdad" y adoremos a su todopoderoso dios Lucifer, amigo de los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.