26/3/10

¡Despierta, sana Juventud!


Hoy se concibe el morir por una "revolución social" o por un "mejoramiento técnico y económico de la humanidad", y no se concibe la idea de dar la vida activamente por la extensión, ni tan siquiera por la defensa de la fe, y menos aun por la unidad de la iglesia verdadera.

¿Dónde están hoy los valores de honestidad, fidelidad, lealtad y bravura? virtudes eternas sobre las cuales han de montarse necesariamente las naciones. ¿cómo se encuentra la juventud, no solo española, sino de cualquier nación cristiana, con respecto a esos valores? parece que hoy se ha dispuesto todo para que el hombre vaya en el sentido contrario: Los valores religiosos, ya solo son de exclusiva utilidad personal, ya no sirven para montar un sistema social y menos aun para presidir una empresa de cruzada. Eso sí, que nos toquen el IVA y entonces ¡voto a bríos! habremos de movilizar al país, que no se diga que el pueblo español carece de valores (económicos).

La Patria es un concepto tan relativo hoy, que no merece la pena molestarse por él ¿para qué? según algunos, todo patriotismo entraña una grave herejía nacionalista, y no se admite que el concepto de Patria-Nación para los españoles, sea substantivamente católico y, por lo tanto, ortodoxo. Si por la religión no cabe hablar de exaltación, lucha y sacrificio de la vida, menos aun por la Patria, que es cosa ya pasada de moda. Lo militar y lo heróico son aberraciones de la especie humana...no deben ser toleradas en el hombre moderno.

En el fondo, los jóvenes de ahora son iguales a los de todas las épocas, y la causa de ese estado que en algunos sectores se percibe no está en ellos mismos, sino en sus maestros en la vida (en el concepto amplio del término: tanto en la escuela, como en los seminarios, como en la Universidad, como en el hogar), elementos fracasados de las generaciones anteriores que tienen en su alma la amargura de las cosas fallidas, inútiles o contradictorias. De los desvaríos que ellos tuvieron en su día, serán culpables, los que no supieron inculcarles ideales serios, firmes o elevados, o ellos mismos si por soberbia se rebelaron contra las enseñanzas de la Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.