22/8/12

Y la victoria será nuestra


Demasiado saben los que la combaten, que la Religión católica solo muere en el deseo de los que nunca la verán morir.


"Antepongamos la libertad a la vida, y huiremos de servidumbre, que por no padecerla debemos menospreciar la muerte. Imitemos a los que con fatiga han conseguido fama y nobleza en los actos de virtud y valentía, que la hidalguía propia no se engendra en el vientre, ni se nace, ni se crece, se halla. Estemos constantes. Acordémonos de lo que le debemos a nuestra Religión y a nuestro Rey. Resistamos un breve rato la sed. Apreciemos la victoria, y la conseguiremos con la intervención de Dios y de su Madre Santísima, Reina de los Cielos".

"Nuestra virtud presente ha de hacer vana su multitud, porque esperaremos ver las maravillas de Dios en la soberbia de nuestros enemigos".

Del Pulgar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.