12/4/13

Revolución y Contrarrevolución


La revolución es, en su fondo, siempre lo mismo: el pensamiento y acción de las multitudes forjados por una triple aberración, esto es, aberración religiosa, política y socio-económica.


La primera es el desconocimiento, menosprecio u olvido de Dios; la segunda, consiste en la emancipación de la razón y la conducta, de toda ley, esto es, racionalismo, laicismo y liberalismo; la tercera, producto de las dos anteriores, es el concepto materialista de la vida y de la Historia, es decir, la única y exclusiva preocupación por la vida presente, la lucha de clases y el egoísmo suelto: utilitarismo, marxismo y anarquía.

El denominador común de esta triple esencia revolucionaria, es: la rebeldía, el odio y la destrucción.

De ahí, que para que la Contrarrevolución sea duradera y eficaz, ha de basarse en doctrina y actuación contrarias, y que sean su antídoto y remedio; esto es, en el orden religioso, las creencias y conductas iluminadas por la fe y el amor, el cristianismo; en el orden político, el respeto a la autoridad y a la continuidad histórica y al genio nacional, el tradicionalismo; y en el orden socio-económico, espiritualismo, armonía de clases, justicia y equidad, catolicismo social.

Principio básico y razón última de todo ello, autoridad divina y humana; jerarquía y trabajo, edificación.

La autonomía individual que disgrega los individuos, enemista las clases, enciende luchas entre los pueblos y lleva consigo a la descomposición ineluctable de los Estados, o la unidad espiritual que liga los entendimientos y los corazones, con los lazos de las creencias, del patriotismo y del honor. Las sociedades, han de elegir entre unas y otras; en definitiva, antropocentria o Teocentria.

En nuestra patria, sabemos por desgracia qué es la revolución. Quiera Dios que con aquellos ingredientes a que aludía un gran pensador , “LA PROTECCIÓN DIVINA, LA INTELIGENCIA DIRECTORA, Y LA NOBLEZA DE CORAZÓN”, realicemos la grande y profunda Contrarrevolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.