25/4/13

La verdadera libertad bien merece la palma del martirio


"Las gloriosas efemérides que la patria lleva grabadas a fuego, que los siglos no podrán borrar, y, con el heroísmo de nuestros antepasados, formaría humillante contraste de ignominia nuestra conducta, si arriásemos la bandera negra que, desde hace mas de un siglo tremola siniestra entre las ruinas de nuestras libertades."


"...porque hubo un tiempo, en que hombres y mujeres de esta patria, prefirieron la palma del martirio a convivir con la vergüenza, y defendieron la libertad, pero la libertad verdadera. No la que proclama el liberalismo y que se le ha dado al pueblo llamándole soberano y ofreciéndole derechos individuales para estrangularle y desollarle mas tarde, dejándole a merced de los caciques; no la libertad que arranca a Cristo de nuestros corazones. No, no la libertad a la que Guizot llamó 'el peligro mas espantoso contra la sociedad'.

...porque hubo un tiempo en que nuestra monarquía era informada por el espíritu de Dios, y que allí donde reinaba, allí estaba la verdadera libertad.

...porque pudiera llegar el día, en que hastiados por las derrotas humanas y la desesperanza, temblara nuestro brazo y cayera nuestra bandera; pero sostenidos de nuevo y hallados por nuestro Padre, tremolara de nuevo lo que nunca debió caer.

Id a luchar, campeones de la Causa; no desmayéis nunca."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.