21/6/13

Una causa imperecedera


"Los hombres que han opinado por la continuación del antiguo sistema en su totalidad o con escasas modificaciones, pertenecen a las clases mas identificadas con él, y a las que con sus circunstancias particulares han vivido menos sujetas al aliento disolvente del espíritu del siglo.

Es pretensión bien peregrina la de exigir de un hombre que se declare a favor de un sistema que se halla en contradicción con sus ideas, sus costumbres y sus intereses; es decir, con cuanto puede afectar la convicción, la virtud, y el amor propio".

Balmes


"Porque las causas que tienen el espíritu de Dios y la fe en Dios, y el amor de Dios, no mueren nunca".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.