24/11/11

En defensa del Rey Legítimo (por un botifler anacrónico)


La muerte del último Habsburgo, trajo la disputa dinástica a las tierras de España. En el Antiguo Reino de Valencia, la causa de don Carlos era la continuidad de los Austrias y una administración mas acorde con nuestros viejos usos. Aunque las Cortes hace tiempo que no se reunían, aunque para poco bueno sirvieron las Cortes del pasado siglo, aunque en el salón de la Generalitat donde los brazos viejos pintados nunca se han reunido Cortes, se prefería en un principio la causa de don Carlos, porque siempre hemos tenido prejuicios contra los extranjeros y mas si son de Francia (como si Carlos V no lo hubiese sido en su día).

"Desde 1700 a 1705 no hubo en Valencia mas que afecto al rey Felipe V, y que solo cuando llegó a Denia la potente flota inglesa, temerosa la gente de ver truncada su vida tranquila con un terrible bombardeo, pudo el mariscal Juan Bautista Basset, con la connivencia del gobernador de la plaza, tomar la ciudad y proclamar rey al Archiduque.

Poco se ha dicho, pero fue verdad: las autoridades valencianas, nuestro virrey, no resolvían. Y las demandas de tropas que los jurados de Valencia hicieron para defender el reino de los austracistas, no fueron escuchadas en Madrid. Quedamos los valencianos solos para defender a don Felipe con una tropa de 500 hombres que pagamos con una sisa sobre la carne. En cuanto Basset se presentó en Valencia, el virrey, temeroso, le abrió las puertas sin combate y fuimos de la causa austracista sin pasión popular. Inundaron Valencia de oro y plata inglesa y portuguesa, y eso decide a las gentes mucho. Solo cuando el Archiduque, cual rata que abandona el barco que va a hundirse, huye de Valencia en marzo hacia Cataluña, pudieron las autoridades y el pueblo en alguna medida saber la verdad: habían sido abandonados a su suerte. Después vino la derrota, la entrega de Valencia y la súplica de una clemencia que no se vio por parte alguna (una de las grandes sombras de Felipe V, su conducta vengativa y revanchista para con los vencidos). Los valencianos fuimos acusados, en general, de desleales y de delito de rebelión. Y esa culpa lanzada contra un pueblo, nos hizo perder los viejos usos y fueros (aunque al morir Carlos II estaba la justicia abandonada, la policía descuidada, los recursos agotados, los fondos vendidos, la religión disfrazada, la nobleza confundida, el pueblo oprimido, las fuerzas enervadas y el amor y el respeto al soberano, perdidos).


En 1719, Felipe V fue acogido con entusiasmo y muy calurosamente en Valencia. Manifestó su profunda satisfacción y accedió a conceder la licencia para que fuese restaurado el Derecho Civil Foral valenciano. Posteriores informes no hicieron posible llevar a efecto esta gracia y hay que decir en verdad que las autoridades valencianas pusieron poco celo en ello. " - Hª del Reino de Valencia.

El catalán Jaime Vicens Vives reconoce que el siglo borbónico, pese al régimen de Nueva Planta, resultó muy beneficioso para los reinos de la antigua Corona de Aragón, esencialmente Cataluña y Valencia (mediante una triple expansión demográfica, comercial y fabril).

Está claro que dichos Decretos de Nueva Planta supusieron la usurpación del Derecho Público en los territorios de la Corona de Aragón, pero también es cierto que el sistema administrativo anterior ya adolecía de vicios y carencias preocupantes que estaban sumiendo a sus territorios en una situación próxima al colapso económico. Nunca han sido los fueros algo arcaico y estático, por el contrario, ese dinamismo y renovación que hacía falta, esa evolución quedó estanca con el reinado de los dos últimos Austrias. Ya no solo en los territorios de la Corona de Castilla (mermada por las continuas guerras europeas), sino en los de la antigua Corona de Aragón la situación era crítica desde el reinado de Carlos II. Como en los tiempos de la República romana, se necesitaba enderezar el rumbo tras haber tocado fondo: era simplemente pervivir o dejar de existir, y ahí entraba en juego el dictador romano, para nuestro caso, la llegada de los Borbones. Estar bajo la protección de Francia, la principal potencia entrado el S. XVIII, fue la mejor, mas lógica y madura opción, y así lo demostraron los acontecimientos en los sucesivos años. Jamás supuso convertirse en mero satélite del país galo. Ese apadrinamiento familiar, llamémosle de algún modo, duró hasta que Felipe V tuvo conciencia de su propia grandeza y de la grandeza de la que ahora era su patria, por la que luchó y a la que amó a lo largo de su vida. Si se ha hablado siempre de los Austrias Mayores (entre los que podría figurar Felipe III) y de los Austrias menores, con igual justicia habría que hablar de los Borbones Mayores (Felipe V, Fernando VI y Carlos III) y de los menores (el resto, hasta nuestros días, exceptuando a la rama legítima, pues nunca se le ha permitido reinar desde la usurpación).

"Felipe V había cumplido en lo esencial el testamento de Carlos II, había mantenido y reforzado la unidad atlántica entre España y sus Indias. Había perdido territorios dispersos en Europa, pero había recuperado el sur de Italia (Sicilia y Nápoles). Dejaba a España dos herederos excelentes, que ampliarían y elevarían la grandeza de la Corona. Había reformado sus reinos de España, había conseguido un serio progreso cultural y económico, y había recobrado el respeto de Europa. España había vuelto a ser una gran potencia"
De la Cierva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.